24 enero 2009

Poemínidos - Fuera de número

Acá dejo un soneto sin título de Rosa María Gutman, poetisa ignota que pudo formar parte de mi sección sobre poetas olvidados. El resto de los poemas del libro (Cielo y mar, Edición de autor, 1947) son tan malos que no hubo modo de juntar los suficientes como para cubrir la escueta página de la revista. Ergo, publico acá el soneto en cuestión, a modo de homenaje y para justificar los dos pesos que me costó el volumen. Je.




Yo no quiero una tumba con mi nombre
donde se quiebren rosas y azaleas,
donde mengüe el paso de los hombres
como mengua en la playa la marea.

Yo no quiero maderas ni carraras
ni cruces, ni panteones, ni cenizas.
Enterradme debajo de una parra
si os espantan las tierras porquerizas.

¡Allá Caronte con el óbolo que pide!
¡Allá los hórridos gusanos de las fosas!
¡Allá la Iglesia con su Infierno baladí!

Cuando muera prefiero que me olviden.
Si al fin el vasto mundo con sus cosas
también se habrá perdido para mí.

5 comentarios:

((Cioran el pirata)) dijo...

cuanta generosidad pedir que lo olviden a uno.

saludos!!!

pd. prefiero que me recuerden, por lo menos mis seres cercanos jajaja.

Santiago dijo...

Cioran: Parece que la Sra. Gutman hacía méritos para que la olviden... al menos, eso dice su abominable libro. Y se lo dice un coleccionista de poetas olvidados.

Dragon de Azucar dijo...

'mengüe'
Primera vez que veo ésta palabra utilizada en un poema...

¿Puedo estar yo en su revista?

Saludos

Anónimo dijo...

San Clemente: asesinan a periodista, dueño de sitio de Internet opositor al gobierno

Eduardo Antín, conocido como "Quintín" era un reportero de alto perfil en internet.

Reuters. 18 de marzo, 2009.

Buenos Aires, Argentina. Un propietario de un sitio de Internet de la oposición en San Clemente del Tuyú, en la costa Argentina, murió por un disparo este domingo, poco después de ser detenido por la policía en una cafetería junto a su esposa, la fotógrafa Flavia de la Fuente. Sus colegas llamaron a una manifestación para protestar por su muerte.

Quintín era colaborador del periódico Perfil, y escribía una columna semanal, además de mantener un sitio de internet.

Antín, propietario del sitio de Internet www.lalectoraprovisoria.com.ar, fue un fuerte crítico de la administración de Cristina Kirchner, acusada por los oponentes de aplastar la disidencia y la libertad de palabra.

Un abogado de la familia del periodista, dijo que la policía alcanzó a Quintín en la puerta de la cafetería en la solían desayunar él y su esposa, lo puso en un auto y se lo llevó.

"Mientras viajaban le dispararon en la sien (...) lo arrojaron fuera del auto cerca del hospital", dijo por teléfono el abogado Miguel Cabanillas.

"Fue descubierto allí y rápidamente lo pusieron en la mesa de operaciones, que es donde murió", agregó.

Dragon de Azucar dijo...

¿Es un chiste de mal gusto? ¿Una amenaza o un simple boludeo?