17 junio 2009

El cristal, Proyecto de Graduación del IUNA, con dirección de Gustavo Tarrío

Llega el momento de reseñar el último proyecto de graduación de actores del IUNA. Ya hablamos de la obra que dirige Luis Cano, de la que dirige Analía Couceyro y ahora le toca a la obra que dirige Tarrío.

El Cristal, según se anuncia desde el programa de mano, es un parque de atracciones. Luego de un comienzo musical, los espectadores son divididos en tres grupos independientes y comienzan el recorrido por las “atracciones”, que son tres obras diferentes representadas en tres espacios diferentes.

Este recorrido, que -obviamente- difiere para cada grupo, configura el primero de los aspectos que me interesa anotar: un uso teatral del espacio que excede al ámbito escénico. Como el paseo en bondi que se realizaba antes de ingresar a la sala en la puesta de Cleansed de Mariano Stolkiner, aquí el sugerente edificio de la Sede Venezuela del IUNA (una antigua fábrica) es tomado por Tarrío y sus actores para difuminar los límites de la representación e ingresar a los espectadores en ella. La presencia de un guía que, además, es un personaje de alguna de las atracciones reafirma este funcionamiento del espacio.

Por otro lado, es interesante pensar las trayectorias ficcionales que propone El Cristal. Como se indica en el programa de mano, la obra nace de una foto. Cito al director: “En la foto, mi mamá canta en un hotel de Río Tercero, Córdoba, carnaval de 1952. Los actores trajeron las fotos de sus familias y empezamos a filmar todo lo que se mueva.” En esa relación entre lo biográfico y sus derivaciones reside la estructura de ficción de la obra, como una apropiación más o menos difusa de cierta “memoria emotiva” (es en joda) de los actores y el director. El fragmento de Tarrío condensa el procedimiento en apenas una frase: de la fotografía como testimonio inmóvil del pasado al registro de “todo lo que se mueva” y de allí, al puro presente teatral. Sin embargo, lo autobiográfico como procedimiento metaléptico se conserva en la coincidencia entre los nombres de algunos personajes y los de los actores que los encarnan. Si uno hace el recorrido que me tocó a mí - La habitación, El pozo, La casa-, la niña que canta en la foto vuelve a aparecer en la última atracción: el signo de la ruptura diegética se invierte y ahora el universo ficcional contamina la percepción que inicialmente teníamos de aquella foto familiar, para cargarla de un sentido difuso e inquietante.

Saliendo del terreno de la especulación crítica, si así puede llamársele a un par de consideraciones apresuradas, debemos saludar (estoy un poco arcaico hoy) las excelentes actuaciones, las muy buenas interpretaciones vocales (todos cantan bien, ¡da una envidia!) y la notable precisión cronométrica con que los universos ficcionales de las tres atracciones se interpenetran por la aparición de personajes de unos en los otros.

El vestuario -que incluye un traje de superhéroe- es excelente, aunque suponemos que los actores lo padecerán un poco en las crudas noches de este otoño. Gajes del oficio, que les dicen.

La iluminación, la escenografía y el campo sonoro están muy bien logrados, aportando lo suyo para que el conjunto de la obra resulte convincente, sólido y sumamente recomendable de ver.

Las funciones son en la Sede de Venezuela del IUNA (Venezuela 2587), los sábados a las 21:00 hs. Dejo teléfono y lo haré de aquí en adelante: 4308-5046.

La ficha técnica puede consultarse acá.


P.D.: Pido disculpas por un error que se me pasó en la reseña de Tren: la obra se está poniendo en Anfitrión, no en El Artefacto. Hecho el descargo, espero no estar pifiándole en nada con este texto.

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Es muy divertido ver materializarse los sueños privados de Tarrío, hechos con carne de los alumnos, y desmenuzados por esas piecitas pobres, de a dos o de a tres... Y super comiquísimas estas reseñas planteadas desde el punto de vista de alguien que no conoce nada de teatro. ¡Los felicito! Sigan adelante...

Santiago dijo...

Che, si tenés ganas de bardear a Tarrío mandale un mail. Por acá no creo que pase. ¿Sos un/a ex despechado/a?

Hablando de otras cosa, ¿vos sabés mucho de teatro? Mirá que acepto lecciones, eh.

A ver si en el próximo comentario dejás un nombre. Es más cómodo

Juan Manuel dijo...

Si bien hacía mucho tiempo que no te comentaba, solo me dedicaba a leer las críticas, por cierto muy buenas, mal que le pese a algunos; hoy te comento porque este es el tercer blog en el que un Anónimo deja comentarios agresivos y sin senido alguno, ya que no aporta a la mejora de la crítica,ni a un supuesto debate sobre arte teatral, solo despotrica, con un evidente sentimiento de frustración, hacia un tercero que nada tiene que ver con quienes llevan adelante este sitio...

En los otros insultaban sin medir palabras a los que posteaban una reflexión en contra del dictamen a Grassi...

Tu respuesta tiene la misma altura que tus críticas, muy buena.

Saludos.
Juan Manuel.

Dragon de Azucar dijo...

Hay muchos más interesados en bardear gratis que en aportar algo de interés a un debate o a un simple intercambio de ideas; pero peor es esconderse detrás de un 'Anónimo'.

Saludos

Anónimo dijo...

Siguiendo el hilo de Santiago, llegamos a la conclusión de que es la actual pareja de Tarrío. Así razona él. Y también dedujimos que todos sus comentarios irónicos eran bardeadas a las obras que fue a ver... Eso sí, si busca lecciones de teatro: es mejor estudiar. Somos alumnas del IUNA y no quisiéramos ser títeres de estos directores egocéntricos que Santarelli aplaude sin entender. Y si no les cabe el "anónimo" jueguen a otra cosa y no lo planteen como opción válida para comentar (como en una reflexión de grupo y no en salidas individuales, vieron). De paso, esta tarde nos reunimos en el Centro de Estudiantes... ¿o esta información tampoco pasa por acá? Claro, escribir en un tono polémico asusta al cómodo. Sigan las descalificaciones, y muchas gracias.

Stanislav Lem dijo...

Te estas descalificando sólo, gracias por ahorrarnos el trabajo

Santiago dijo...

Anónimas: A ver, a ver. Me obligan a rectificar algunas de sus afirmaciones. Primero, yo no hice ningún "hilo". Lancé apenas una pregunta. Si creen que eso es un razonamiento allá ustedes. ¿Así razonan ellas?

Siguiendo con los "razonamientos", les agradecería que me expliquen cómo llegaron a la conclusión de que "todos sus comentarios irónicos eran bardeadas a las obras que fue a ver". Empiecen por explicarme cuándo fui irónico en la reseñas.

Las felicito por ser alumnas del IUNA. Lo mismo podrían haber dicho que son porristas: las hubiese felicitado de todos modos. Mal que nos pese, la pertenencia a tal o cual institución no asegura el conocimiento. Al menos yo no busco legitimar mi ignorancia a través de una estratagema tan endeble. Presenten más credenciales o tendré que buscar maestro en otra parte. Ahora me entra la duda: ¿son alumnas del IUNA? ¿De todos los Departamentos del IUNA? Caramba, eso sí que es capacidad intelectual. Me inclino ante vosotras.

Llegamos a la parte más oscura de todo este comentario. Citaré literalmente, aunque pueden leerlo más arriba: "Y si no les cabe el 'anónimo' jueguen a otra cosa y no lo planteen como opción válida para comentar". Bueno, también es una opción válida -y perfectamente legal- ser menemista -o monetista- o cana o de la UCEP de Macri. Sin embargo, prefiero no elegir esas "opciones válidas". Si ustedes optan por esconderse, sus razones tendrán.

La información del Centro por supuesto que pasa por acá. Aunque, lamento decirles, no creo que nadie se una a un grupo de gente anónima, que gasta su tiempo en atacar a un don nadie que hace reseñitas en el blog de su revistita, en vez de preocuparse por el control que los multimedios ejercen sobre el gusto popular, por ejemplo. Y menos que menos, si las chicas innominadas se olvidan de avisar en dónde y a qué hora se hace la reunión. Así y todo, en un alarde de bonhomía, espero que los interesados se hayan dado una vuelta por el mitin. El que suscribe no pudo: labura.

¿Ahí les gustó más el tono polémico? ¿O tengo que rebajarme a la puteada? Por cierto, me saqué el almohadón de la silla, para no comentar "cómodo".

P.D.: Como ustedes mismas pueden comprobar, en su comentario anterior debieron usar no sólo mi nombre sino también mi apellido materno para dirigirse a mí. Me están dando la razón: es más fácil si dejar un nombre. A ver si en el próximo lo hacen.

Lem: "Solo", en ese caso, se escribe sin tilde.

gustavo dijo...

Acá Tarrío poniendo paños fríos, quien me manda.

Antes que nada, gracias a Santiago por el texto sobre El Cristal.
Por lo demás, me parece bien comentar. Los anónimos son posibles en un blog y espantarlos(por mala onda) lleva a un silencio raro y peligroso. Además, casi no hay blogs de teatro en los que se pueda opinar y establecer puntos de vista y también - por que no - agarrarse de los pelos.

No conozco a nadie de 150 monos. Ni a las "alumnas" que comentan.

Yo quiero mucho a la obra.
El punto de partida fue un diálogo sobre una foto de mi propio álbum. El resto, lamento decepcionarlas, son sueños privados de una multitud haciendo un trabajo creativo.

Abrazos,

Gustavo

... Costilla. dijo...

AsadodeCostilla te invita a vivir una noche de Mojitos en el Café de la Isla.

Para ganar este delicioso premio solo tienes que dejar deliciosos saludos en nuestros artículos.

El saludo más original se anunciará en nuestro próximo programa "AsadodeCostilla" por Radio Placeres
(Martes 01 de Julio)

y eso no es todo…

Anónimo dijo...

Santiago lee nuestro comentario y pregunta otra cosa, sin atender a lo que dijimos. Pregunta si somos despechadas, o ex del "docente". Llamen a eso razonamiento (de "Santiago") o llámenlo como les convenga.
Eso sí, lo que dijimos no resuena para nada en él (en "Santiago").
Después nos felicita por ser alumnas, y es claro que no nos está felicitando. A eso se llama usar la ironía. Lo hace a discresión. En este caso, para intentar descalificarnos.
Es más que obvio, dado que nos afectan problemas de una residencia, que somos de DRAMÁTICAS. ¿Hace falta intentar denostarnos un poco más? ¿Con qué intención? No para escuchar nuestro comentario, eso seguro.
Compararnos con personas nefastas es un recurso bajísimo.
"Santiago" dice que no fue a la asamblea porque labura. Nosotros también. Y en las reuniones discutimos sobre la educación artística que vamos modificando a través de nuestros representantes. No es el espacio donde debatimos sobre multimedios.
Y si "Santiago" no entiende la posición de los alumnos frente a las cosas que señalamos, allá con él lo que llama su "revistita"...

Dragon de Azucar dijo...

La correa del perro llega hasta donde el amo se los permite; la inteligencia y la capacidad de la gente hasta donde la politica educativa del estado y el estado mismo prefiere.

Lo que cada uno haga con lo poco que tiene es cuestión de cada uno.

Es más fácil atacar un blog conocido por unos cuantos que a una clarín conocido por todos, por ejemplo.

¿Cómo hago para que en mi blog también comente Stanislav?

Valerie dijo...

Hola Santiago

¿A que dirección mando un mail que quiero llegue a 150 Monos?

Mi mail es espejovioleta@gmail.com

Muchas Gracias

Valeria

Natalia de la Vega dijo...

Benditos sean los anónimos escritos en blogs. Son mi única diversión un jueves a la 1:32 de la mañana.
AH! en esta obra una amiga hizo asistencia de iluminación.