08 octubre 2007

Kin Kón (Entrevista a un Gran Mono): Jorge Boccanera

Boccanera es una masa. Hay que decirlo. Poeta personalísimo e internacional, reconocido por gente de la talla de Juan Gelman o José Saramago, es también un gran tipo. Al menos hasta donde yo lo conozco [...]

La entrevista que van a leer se realizó vía mail. Nos fue imposible coordinar un encuentro cara a cara: nosotros intentando publicar éste primer número; él mudándose, con revista a cuestas, a la calle Piedras. Pero creemos que, así y todo, vale la pena leerla.

Que la disfruten.


Vamos a empezar por el principio, cabalmente: ¿cuál es el origen de tu poesía y cuál el de tu vocación de poeta, si es que no nacieron al mismo tiempo?

Posiblemente una vocación de curiosidad; el niño que se abismaba en historias del mar; no te olvides que nací a cuadras del Atlántico, en el puerto de Ingeniero White. Aunque la palabra vocación no le va a la poesía, que es todo lo contrario a lo dirigido en un único sentido. Empecé borroneando palabras y dibujos a los 8 años, y sigo borroneando papeles hoy.

En tus poemas parece leerse una doble intención: por un lado hay una construcción del poema como estructura total, cosa que se advierte sobre todo en un giro inesperado hacia el final, como si estuviésemos ante el esqueleto poético de un relato; y por otro hay un trabajo fino que ha dado versos antológicos como "afuera está lloviendo en otro idioma" o el tríptico "Por si esto fuera poco,/los perros de la noche /llevan mi nombre entre sus dientes". ¿Es un gesto de escritura deliberado ese doble interés?

Creo que se trata de una urdimbre, donde lo deliberado se vincula al azar y la “doble intención” se diluye en el sueño. Pero esto del “armado” del poema, mejor dicho: los condimentos que uno mete a la olla, ya es tarea del crítico.

¿Cuáles pensás que son las marcas que dejan en tu escritura primero la represión y luego el exilio?

Sobre el tema de la represión hay una conciencia, un espacio de comprensión, que se expresa seguramente en lo que escribo de distinto modo; en mis esperanzas, mis broncas, mis paranoias, mis temores, mi ser solidario. Ahí no sólo hay “temas”, sino pareceres, modos de pararse frente a la realidad. Lo del exilio es más abarcador y alcanza seguro tonos metafísicos. Justamente en México va a salir una antología de poemas —Cuadernos de extranjería— que escribí y que tienen esa sensación que alguien definió con acierto, como “la muerte de cosas de la infancia y la muerte de la infancia de las cosas”; un sentimiento de ser forastero en todas partes. Y un expresarse en lo márgenes y en los reversos.

En Sordomuda usás un procedimiento extraño: citás a bastante gente, con fragmentos intercalados en tus poemas y al final del libro explicitás los nombres, como incitando a los lectores a que descubran a quién corresponde cada una de las frases en bastardillas. Ahora, ¿cuál es el lugar que tus lecturas ocupan al momento de escribir?

Son juegos de identidad, simulacros, pastiches. Poemas que en su armado admiten el collage, la orquestación. Eso, para mí, le da cierta teatralidad al poema...


Para leer la entrevista completa, baje el PDF, compañero!

8 comentarios:

Zoimanzanita dijo...

Me gustó so far la revista... tiene onda la diagramación... y el contenido tmb... lo que he leido...
Gracias Santi por aclararme que "de la mano de los monos" era un juego de palabras, si no nunca lo hubiera entendido jajajaja.
No te obligues... sé libre...
Beso!

Cecilia dijo...

felicidades, gente, creo que 150 monos está siendo leída y, como si fuera poco, esta muy buena...
saludos

el Mantícora dijo...

Ya he saludado las virtudes de su revista, colegas.

Dejo aquí un link al texto que comentaba con doña Carolina; el de Arreola, publicado en nuestro blog de nombre impronunciable:

http://la-contrarreforma-wunderkammern.blogspot.com/2007/08/los-monos.html

PS: El nombre 150 Monos, ¿no por aquella historia del Capitán Horto?

La Monada dijo...

hola buena gente. acá respuesta conjunta:

zoi manzanita,
gracias por pasar y ser tan elogiosa.

cecilia,
pasé por tu blog. observé que también estás padeciendo (?) problemas de argentina. suerte con el parcial esta semana.

mantícora,
gracias por el link. buenísimo el texto.
contame el cuento, porque no lo conozco.

saludos,
caro

el Mantícora dijo...

Al final eran 124, casi casi.

http://www.youtube.com/watch?v=zur3gbNHnCw

La Monada dijo...

jejjejee.. gracias por el link, mantícora.

nótese el detalle: los monos estaban “en la isla de carola...”

igual, nada que ver. el nombre no salió de ahí.

seguí participando!

saludos,

carola (la de la isla)

dasbald dijo...

buenísima la revista, como primer número ya vine más que elaborada. Desde le diseño, las fotos del Jill Greenberg son un hit, todo.saludos

Santiago dijo...

Gracias, Dasbald.

Y ya recibimos tus poemas. Pronto los leeremos. Espero que sea mañana mismo. Ahora tengo que dormir porque el sistema me llama por mi nombre, a las 8 de la mañana.

Saludos